Sin imagen

Bloc 6X6
Arquitectos: Ramon Bosch y Bet Capdeferro 
Ubicación: Girona. C/ Tomàs Carreras i Artau, 6

En la Casa Collage, con la que en el 2011 obtuvieron una mención especial del Premio Mies van der Rohe para arquitectos emergentes, Ramon Bosch y Bet Capdeferro desplegaron su habilidad para rehabilitar y transformar un edificio de raíces seculares en pisos actuales, reutilizando sus elementos. Recientemente, han terminado en el barrio de Santa Eugènia su Bloc 6x6, con 35 viviendas. Si en la Collage la piedra era un elemento protagonista, aquí lo es la madera contralaminada de abeto, con la que se ha construido la estructura, siguiendo la pauta muraria tradicional, hasta completar lo que los arquitectos definen como “un mueble de seis plantas”. Pese a sus diferentes materiales, una y otra obra comparten inquietudes: hacer una arquitectura sostenible, que recupera la preexistente o edifica la de nueva planta con el afán de reducir el impacto medioambiental.
En este edificio, Bosch Capdeferro se han planteado varios retos: apostar por la densidad sin recargar el entorno; lograr un prototipo que se adapte a la tradición local; proyectar viviendas aptas para usuarios con necesidades cambiantes; y cultivar la conexión de estos pisos con las fuerzas de la naturaleza.
La combinación de tales objetivos ha ocasionado quebraderos de cabeza a los autores. Pero han merecido la pena. Los pisos son de unos 70 metros cuadrados, distribuidos en seis espacios iguales, con una galería propia en la fachada sur que acumula el calor el invierno, como un invernadero, y funciona como umbráculo en verano, para calentar o refrescar las estancias de modo natural.
Estos pisos no tienen calefacción por radiadores ni aparatos de aire acondicionado. Su climatización depende de la gestión del sol y el aire. Una bomba aerotérmica garantiza el agua caliente y puede actuar como refuerzo para calentar el aire cuando la meteorología no acompaña. Los ventiladores en el techo pueden ayudar en verano. Pero su principio es el de la passive house, con un plus de investigación que reduce a un tercio su consumo energético.
Además de conciencia ecológica, Bosch Capdeferro aportan a esta obra su sensibilidad arquitectónica y ecos de las fachadas traseras colgantes sobre el Onyar, una imagen típica de Girona. La fachada norte, donde se combinan madera y metal, está afortunadamente compuesta (más que la sur, con mayor predominio metálico cuando no se desenrollan las persianas). Los interiores, divididos longitudinalmente en dos franjas, una privada, otra colectiva, se benefician de un paciente trabajo de ordenación y escamoteo de las instalaciones. Todo está en su sitio.
La construcción en madera –que elimina los puentes térmicos, mejora el aislamiento y genera edificios hasta cinco veces más livianos que los de hormigón y metal– es uno de los ámbitos de investigación más activos. Ha generado ya obras muy apreciadas, como La Borda de Lacol arquitectura cooperativa, o las espléndidas viviendas de Peris Toral en Cornellà. Estas de Bosch Capdeferro suponen un avance en esta carrera hacia una arquitectura en la que, desde la vivienda particular, se da innovadora respuesta a una responsabilidad colectiva.

(Publicada en "La Vanguardia" el 19 de septiembre de 2021)