Sin imagen

Pabellón Les Grases
Arquitectos: JAAS (Manuel Julià, Gil Roca, Josep M. Julià i Jordi Gorgues)
Ubicación: Sant Feliu de Llobregat. Calle Mataró s/n

No hay encargos pequeños. Este podía parecerlo: edificar un pabellón auxiliar, de apenas 300 metros cuadrados, en una parcela residual de la zona deportiva de Sant Feliu de Llobregat que reúne el estadio municipal de atletismo, el campo de fútbol de Les Grases i el pabellón Andrei Xepkin. El programa era además heterogéneo y pedía espacio para bar, venta de entradas, servicios ­diversos y locales de asociaciones deportivas. Pero la combinación de modestia, dignidad e integración con que lo ha afrontado el despacho JAAS, pensando tanto en la obra como en su capacidad para articular las piezas circundantes, ha venido a demostrar que, en efecto, no hay encargos pequeños.
La primera decisión de JAAS fue cambiar la ubicación prevista para su pieza, de modo que este largo paralelepípedo, con sesenta metros de longitud en fachada y cinco de anchura, diera cierta continuidad volumétrica al cuerpo adosado al Xepkin, dejara espacio para una nueva pista de balonmano exterior y se constituyera, mediante su hueco central cubierto que la divide en dos cuerpos, en el pórtico de acceso al terreno de fútbol.
Ese hueco no rompe la continuidad de la pieza, resuelta con hormigón in situ, cuya configuración es la de una estructura porticada regular, de resonancias neoclásicas o chipperfieldianas. Las luces entre pilares están equipadas con pieles de vidrio y deployé. Ambas ga­rantizan la transparencia del edi­ficio y el contacto visual con­tinuo con las instalaciones ­deportivas desde su interior. El deployé tiene además una triple función, puesto que pre­serva la seguridad del edificio, regula su insolación y protege los vidrios de los pelotazos: que un único elemento cumpla tres funciones –y las cumpla bien, claro– suele ser un muy buen indicio. En el interior, las ­dependencias se separan con bloques de hormigón, y las instalaciones vistas contribuyen a ordenar unos techos sin revestimientos.
Este pabellón, que viene a reemplazar unos módulos prefabricados previos, tiene algo de esquelético, de cubierta mínima. Pero atiende sus distintas funciones y mejora la relación entre las instalaciones deportivas que lo rodean.

(Publicada en "La Vanguardia" el 4 de octubre de 2021)

Foto de Adrià Goula