Sin imagen

Majestuoso

13.03.2016 | Crítica de arquitectura

Museo de las Colecciones Reales
Arquitectos: Luis Mansilla y
Emilio Tuñón
Ubicación: Palacio Real. Madrid

Han pasado dieciséis años desde que fue proyectado. Han pasado cuatro años desde que falleció Luis Mansilla, uno de sus autores. Y han pasado ya tres meses desde que, en diciembre, se entregó. Pero el majestuoso edificio del Museo de las Colecciones Reales (CCRR) sigue sin ser inaugurado. Patrimonio Nacional no ha empezado todavía a desplegar en su interior los tapices, las armas, los carruajes y demás bienes históricos ahora almacenados en el vecino Palacio Real de Madrid. No es probable que lo haga antes del otoño del 2017.
Emilio Tuñón y Luis Mansilla ganaron el concurso de las CCRR en el cambio de siglo. La arquitectura icónica, híper expresiva, vivía entonces su apogeo. Sin embargo, su propuesta fue en este caso de una discreción ejemplar: un gran cajón que a modo de zócalo habitado aguanta la cornisa occidental del Palacio Real, completando la labor iniciada por arquitectos como Juvarra, Sacchetti, Sabatini et altri, a los pies de la catedral de la Almudena. Esta obra resulta invisible desde la ciudad, pero ofrece su imponente y sobria fachada, con un uniforme ritmo de columnas, a quienes circulan por la otra orilla del río Manzanares. En su interior, tres enormes salas diáfanas –de hasta 150 metros de longitud, 18 de anchura y ocho de altura–, una sobre otra, construidas con su correspondiente sucesión de pórticos de hormigón que filtran la luz de poniente, y subrayan el protagonismo de la estructura en este edificio, dándole un aire monumental. Y, también, salas arqueológicas donde se manifiestan, in situ, los vestigios árabes, cristianos o dieciochescos de la muralla de Madrid. Todas ellas, enlazadas por rampas, en un recorrido que desciende desde la explanada ante el Palacio Real hasta el campo del Moro, los antiguos terrenos de caza del monarca.
La producción de Tuñón y Mansilla puede clasificarse, atendiendo a sus formas, en varios apartados: círculos, flores, estrellas, etcétera. Pero también puede clasificarse en dos grandes bloques de edificios: los severos y los desinhibidos. Entre los segundos, algunas piezas como el Musac de León, el auditorio de León o el Ayuntamiento de Lalín, con referencias a la historia de la arquitectura y el arte o a un cierto organicismo. Entre las primeros, el inicial Museo Provincial de Zamora, el CCRR o, incluso, el restaurante Atrio de Cáceres. Obras, estas últimas, en las que la comprensión del entorno es determinante y en las que el proyecto se dibuja a un tiempo con libertad, rigor, voluntad de integración y un aire clásico personal, no muy distinto del que respiran algunos trabajos de David Chipperfield.
El Museo de las CCRR es, a la vez, muro de contención de la cornisa madrileña, basamento del área del Palacio Real y equipamiento museístico. Responde pues a requerimientos ingenieriles, arquitectónicos y culturales, y lo hace con fiabilidad, sencillez y empaque. Ofrece a Madrid uno de los mejores edificios terminados en los últimos decenios. Está listo para, una vez definida la museografía, entrar en servicio. Y, por todo ello, sería bueno que los ciudadanos pudieran disfrutar de él cuanto antes.

(Publicado en “La Vanguardia” el 13 de marzo de 2016)