Sin imagen

Palacio de Justicia

Arquitectos: Garcés-De Seta-Bonet

Ubicación: Estrasburgo. 43-45, rue du Fossé des Treize.

Las ciudades fronterizas conocen lo peor de las guerras. A veces son bombardeadas y arrasadas. Pero a veces, pasado un tiempo, reciben mejor trato de su conquistador. Algo de eso le ocurrió a Estrasburgo después de que Alsacia y Lorena fueran anexionadas por Alemania tras su victoria en la guerra franco-prusiana de 1870. El II Reich construyó entonces la Neustadt, sembrando Estrasburgo de espléndidos edificios oficiales o residenciales, a menudo de corte neoclásico.

Uno de estos edificios fue el Palacio de Justicia, firmado por el arquitecto danés Skjold Neckelmann, sólida construcción cuya fachada principal recuerda a menor escala la del Reichstag berlinés. Pero, transcurrido un siglo largo desde su construcción, incluso un edificio de este empaque precisó de una importante reforma, para atender a un mayor número de usuarios y adecuarse a la normativa vigente. El despacho barcelonés Garcés-De Seta-Bonet fue el ganador del concurso para dicha reforma, y trabajó durante tres años con un objetivo que parecía imposible: aumentar un 60% la superficie operativa del edificio sin tocar sus cuatro fachadas ni levantar un anexo junto a una de ellas.

El “milagro” se obró gracias a dos ideas. La primera fue aprovechar el amplio patio central alrededor del cual se disponía el palacio para construir otro palacio. La segunda, rematar ambos con una nueva cubierta cuya geometría es al tiempo contemporánea –evoca los lucernarios ronchampianos- y sintoniza con las líneas de los afilados tejados de Estrasburgo, aunque en este caso su revestimiento es de acero inoxidable, que no de zinc o cobre. Dicha cubierta se retranquea para dejar un agradable paseo perimetral, y reinterpreta mediante lucernarios, cenitales o laterales, la idea de mansarda, inundando de luz su interior y dándole nueva vida. Como también se ha llevado luz y transparencia a sucesivas estancias –el hermoso salón de los pasos perdidos, el patio 8reducido) ylas fachadas del palacio interior-m relevando la oscuridad que a veces da a viejos edificios monumentales un aire de mausoleo.

Esta inteligente reforma tiene una virtud principal: introduce de modo discreto, pero no pacato, la modernidad en un edificio venerable, al tiempo que lo restaura, le da realce y optimiza su funcionalidad. Eso quiere decir que Garcés-De Seta-Bonet, en colaboración con otro despacho barcelonés, SVC, optaron por respetar todas las fachadas originales, pero no dudaron en derribar una planta que se había añadido al edificio ni en reducir la superficie del patio ni en derruir unas historiadas salas de audiencia. Lo hicieron con éxito, porque previamente supieron identificar los achaques del viejo edificio, convertirlos en oportunidades y sacarles el mejor partido posible., 

Todo ello, a mayor gloria de Europa porque, como subraya uno de sus usuarios, “he aquí un edificio francés, de factura danesa, promovido por Alemania y rehabilitado por españoles”.

 

(Publicada en “La Vanguardia” el 9 de diciembre de 2017)

 

Foto: Adrià Goula