Sin imagen

Casa Costa
Arquitectos: Arquitectura-G
Ubicación. Barcelona. Calle Costa, 41

rquitectura-G ha colocado dos obras entre las seis finalistas del Premio FAD de arquitectura, que se fallará próximamente. Una de ellas es la Casa Costa, vivienda unifamiliar en una finca entre medianeras de seis metros de ancho, cerca del barcelonés parque del Putxet. Su fachada, un lienzo blanco en el que apenas se aprecian la puerta o las ventanas, cubiertas con postigos que son meras chapas, es prácticamente muda e impide hacerse una idea de lo que hay tras ella.
Lo que hay es una planta rectangular, alargada, dividida longitudinal y transversalmente en cuatro cuartos. Uno de ellos se reserva para jardín. Los otros tres, que lo abrazan, forman una vivienda porche, abocada a dicho­ jardín, con el que se es­tablece una relación cons­tante.
Esta es una obra dominada por un deseo de esencialidad. El hormigón es prácticamente el único material constructivo, concretado en los forjados, en un pilar que los atraviesa, en suelos, techos y muros, y en una escalera de caracol que une la planta baja, la primera y la terraza. 
El otro material es el jardín, enmarcado en una gran caja vidriada con carpintería metálica y puertas correderas, en el que crecen tres abedules, y que ofrece a los habitantes la posibilidad de contacto permanente con el exterior.
La estrechez de este tipo de viviendas entre medianeras no es aquí un problema. El aire y la luz que ofrece el omnipresente jardín, así como las alturas de hasta 3.70 metros en los interiores, generan una sensación de holgura que se percibe nada más entrar en la casa. También contribuye a este efecto la desnudez con que ha sido concebida esta vivienda, la ausencia de detalles más o menos virtuosos y la apuesta por la máxima sen-cillez.
La Casa Costa es, pese a su anchura limitada, una vivienda de interior aparentemente amplio, luminoso, aireado, y por tanto más que agradable. Con eso está dicho casi todo.

(Publicada en "La Vanguardia el 1 de mayo de 2022)