Sin imagen

casa Collumpio
Arquitectos: Mach (Marc Subirá, Laia Jelonch)
Ubicación: Barcelona. Calle Pere Llobet, 1

Cada obra tiene su prioridad. La de la Casa Collumpio, que se levanta en el entorno arquitectónico irregular del Coll del Portell, era construir una vivienda unifamiliar holgada con un presupuesto muy reducido. Y se ha logrado: 900 euros por metro cuadrado. La casa es el domicilio y estudio de sus autores, dos jóvenes arquitectos que, con buen criterio, han aprovechado la ocasión para expresarse sin complejos y mostrar sus preferencias. Eso se traduce en una construcción de tres plantas: la baja es  un cofre de hormigón, sobre el que se asientan las dos superiores, unificadas en una caja metálica con perfiles mínimos –el  uso de tirantes ayuda a alige-rar la estructura–, cerrada  a sur y norte con vidrio, y a  este y oeste con muros cie- gos. Esta obra entre media- neras, pintada de un amarillo vivo, adquiere vista por su  parte trasera el aspecto de un David rodeado de Goliats.
En tiempos en los que la construcción de madera y la climatización natural están justamente en boga, construir una caja de vidrio tiene sus contraindicaciones térmicas. Por ejemplo, el calor en verano, por más que los cristales sean aislantes. Pero los autores y usuarios de esta obra afirman que en este caso, y dada la ubicación del solar y los ángulos de insolación, los calores no son terribles, y que en la planta superior pueden atenuarse con cortinajes. En la planta intermedia, que acoge los espacios comunes, a cuya ordenación contribuyen unos pocos muebles de obra, el sol es de intensidad llevadera. Y en la inferior, donde está el dormitorio y un patio, no hay problema. Las tres plantas tienen en su parte central las zonas para baños y cocina, que captan luz natural mediante oportunas ventanas.
Marc Subirá y Laia Gelonch, los dos integrantes de Mach, dicen que esta casa enmarca un volumen de aire. Así es. Pero eso lo hacen todas las construcciones, también las menos transparentes. Lo que la distingue es la libertad proyectual propia de unos autores jóvenes, que se enfrentan a un primer reto profesional y lo hacen  con frescura y desinhibición, superando las constricciones del lugar y la economía. Y consiguen además una vivienda en la que resuenan ecos de las “case study houses” desarrolladas en Estados Unidos tras la Segunda Guerra Mundial por autores como Neutra, los Eames o Saarinen.

(Publicada en "La Vanguardia" el 20 de marzo del 2022)

 

Foto Del Rio Bani / Mark Rabadan