Sin imagen

En las antípodas del derroche

11.01.2013 | Crítica de arquitectura

57 pisos universitarios.
H Arquitectes y dataAE.
c/ Pere Serra, 1-15. Sant Cugat del Vallès.


Módulos prefabricados de hormigón, de 5 por 9 metros, uno junto a otro, formando dos cuerpos paralelos de doble altura, a los que separa un patio comunitario. Así cabría describir, sumariamente, las 57 viviendas universitarias en el campus de la Escola Tècnica Superior d’Arquitectura del Vallès (Etsav), en Sant Cugat, una obra que se sitúa en las antípodas del derroche y el sinsentido. Sus autores, H Arquitectes y dataAE, han operado buscando costes bajos, eficiencia medioambiental y la interacción con edificios previos del campus, para optimizar conjuntamente el uso de recursos hídricos, energéticos o espaciales. En el aspecto tecnológico, los autores han desarrollado conocimientos y esfuerzos para lograr su objetivo. En términos plásticos, se han comportado con una discreción ejemplar. Los módulos habitables presentan hormigón en suelo, paredes y techo. La distribución, salvo unos elementales muebles de cocina de contrachapado y un baño prefabricado de poliuretano, se ha dejado al albur del usuario. Los acabados son espartanos y el ahorro obtenido en ellos se usa en cerramientos que mejoran la eficiencia energética. Los exteriores se recubren de chapa metálica y con una malla tapizada con plantas trepadoras, de distinto follaje, según el grado de insolación recibida. Ante las fachadas interiores, con elementos de contrachapado que aportan calidez, todo favorece la relación entre los usuarios de los espacios comunes. El objetivo de los autores era conseguir máximos con mínimos. Resultados máximos en relación con los mínimos recursos usados, se entiende. Misión cumplida.

 

(Publicado en “La Vanguardia” el 11 de enero de 2013)

Foto Adrià Goula