Sin imagen

54 viviendas sociales en Bon Pastor
Arquitectos: Marta Peris, José Toral, Jaime Pastor
Ubicación: Barcelona. Calle Novelles, 2-10

Marta Peris y José Toral han recibido en los últimos meses una quincena de premios por sus 85 viviendas sociales en Cornellà de Llobregat, desde el de arquitectura del CSCAE hasta el que supone ser uno de los cinco finalistas del premio Mies van der Rohe. Y no había para menos: este proyecto, construido con madera y un presupuesto ajustado, combina la preocupación medioambiental con la elegancia de líneas y la generosidad de espacios, que contrastan, y mucho, con un entorno arquitectónico degradado.
La obra de Cornellà se construyó en paralelo (aunque su proyecto era algo posterior) a otra incluida en el plan de re­novación integral del área de casas baratas del Bon Pastor, en Barcelona. Esta última obra es un bloque de 80 metros de fachada y está integrada por 54 viviendas. Las casas baratas, unifamiliares, pareadas y construidas en 1929, propiciaban, dada su escasa superficie (alrededor de 40 metros cuadrados), la apropiación de la calle como un espacio doméstico más, y también de relación vecinal; un espacio aireado por la proximidad del tramo final del río Besòs, que ejerce como corredor para las brisas marinas.
Estos dos factores –espacio exterior, ventilación natural– son determinantes en la obra de Peris y Toral en Bon Pastor, acabada hace un año y aún por ocupar. En las dos fachadas del edificio, las viviendas disponen de espacios exteriores, y el ladrillo de hormigón que los protege se ha colocado a modo de celosía, con un acertado criterio compositivo que permite agrupar aberturas y evitar un ritmo de ventanas abigarrado, lo que a su vez genera un aparente cambio de escala.
El aprovechamiento de la ventilación natural se refleja también en la planta, de inusual distribución, con un baño central, que favorece el libre tránsito de corrientes y una variedad de circulaciones, así como la holgura espacial. Y tiene su expresión, incluso, en la planta de aparcamiento, con iluminación natural.
¿Supone un paso atrás, ahora que la construcción con madera se ha convertido casi en imperativo medioambiental, un bloque de hormigón y ladrillo? “La sostenibilidad, además de una cuestión de materiales, es una cuestión de actitud, que se traduce en el afán de reducir, reutilizar y reciclar, sobre todo de reducir”, responde Toral. A modo de ilustración de lo dicho podríamos mencionar sus balcones metálicos en Bon Pastor que, además de cumplir con la función que les es propia, contribuyen a afianzar la celosía a la vez que sostienen la persiana.
El plan de renovación integral de las casas baratas del Bon Pastor lleva ya decenios en marcha y ha producido numerosos bloques. Pero este de Peris Toral destaca entre ellos, tanto por la ambición renovadora de su proyecto como por la esencialidad y la limpieza –marca de la casa– con que está rematado.

(Publicada en "La Vanguardia" el 22 de septiembre de 2022)

Foto de José Hevia