Sin imagen

SESC 24 de Maio
Arquitectos: P. Mendes da Rocha,  MMBB
Ubicación: São Paulo. Esquina de la Rua 24 de Maio con Rua D. José de Barros

Fundado en los años cuarenta del siglo pasado, el SESC (Serviço Social do Comércio) es una institución privada brasileña sin ánimo de lucro que trabaja en favor de la cultura, la educación, el deporte, la salud y el ocio. En sus instalaciones, los ciudadanos pueden disfrutar de todo tipo de equipamientos, clases y talleres, desde una piscina hasta cursos de gimnasia, un seminario de escultura u otro de danza.
El SESC ha encargado algunas de su sedes –una veintena– a arquitectos de primera línea. Por ejemplo, a Lina Bo Bardi, cuyo SESC inaugurado en el barrio de Pompeia en 1982 es con toda probabilidad una de las mejores obras arquitectónicas de São Paulo. Otra, el SESC 24 de Maio, fue completada hace dos años en el centro de São  Paulo por Paulo Mendes da Rocha, venerado decano de la arquitectura brasileña y ganador el pasado lunes del galardón especial de la Bienal de Arquitectura Iberoamericana, gracias precisamente a esta construcción.
El SESC 24 de Maio no es una obra de nueva planta, sino la contenida adaptación para nuevos usos de un edificio situado en el corazón de São Paulo. Mendes da Rocha, autor de proyectos de enorme contundencia, como por ejemplo el Museo Brasileño de Escultura (MUBE), y receptor del premio Pritzker en su edición de 2006, rubricó aquí una ejemplar conversión de un edificio de oficinas en centro cultural y de ocio.
De la antigua construcción quedó la envolvente de vidrio y poco más. Mendes da Rocha reforzó la estructura con cuatro pilares centrales, que sostienen una espectacular piscina en la planta superior, llena a todas horas, también un bar abierto al exterior, de altura comprimida, en la planta inmediatamente inferior, y que sirven además al auditorio y al aparcamiento subterráneo. El trabajo de Mendes da Rocha, que situó los servicios en una pequeña finca colindante, con el objetivo de lograr plantas diáfanas en el edificio de oficinas preexistente, ha sido de una gran discreción. Una rampa situada en la parte trasera del edificio define, además del ascensor, las comunicaciones verticales. Todas las plantas debajo de las dos superiores, que Mendes quiso limpias, han sido equipadas por la dirección del centro de acuerdo con sus programas.
En conjunto, el edificio es un gran contenedor de servicios. Pero en él se aprecia, además de los aciertos espaciales del gran arquitecto que es Mendes da Rocha, particularmente en las dos plantas superiores ya aludidas, y vocación de servicio de un profesional que aquí prefiere ofrecer espacios plurifuncionales antes que dejar una huella formal o estilística.
Esta obra es un ejemplo destacado de reutilización y adaptación a nuevos usos de una construcción preexistente. Y ha sido ejecutada con mesura y elegancia por un nonagenario en buena forma, en la estela de Lucio Costa, Oscar Niemeyer, Luna Bo Bardi, Burle Marx y otros grandes de la arquitectura brasileña.

(Publicada en "La Vanguardia" el 13 de octubre de 2019)