Sin imagen

JUANJO NAVARRO ARISA (1955-2017)

Periodista y escritor

 

Supongamos que un individuo se halla en un lugar agradable, inmerso en la lectura de El puerto de la traición, de Patrick O’Brian, entregado a la degustación de un pedazo de queso Stilton y un puñado de nueces regadas con un excelente vino de Oporto (…) Nadie negará que ese es un momento de placer para la mente y para algunos sentidos”. He aquí un fragmento de uno de los artículos que bajo el epígrafe Plaers de ma vida publicó en el diario Avui el  periodista y escritor Juanjo Navarro Arisa, nacido en Barcelona en 1955 y fallecido ayer a los 61 años en el hospital de Terrassa. No siempre van de la mano los placeres de la mente y los de los sentidos. Pero sí coincidieron, y no poco, en la persona de Navarro Arisa, ganador del Premio Ciutat de Barcelona en el 2004, precisamente por la mencionada sección.

Navarro Arisa se formó académicamente en la Escuela Suiza de Barcelona –donde forjó un círculo de amigos fieles hasta el final– y en la facultad de Ciencias de la Información de la Universitat Autònoma. Pero quizás fueran sus vastas lecturas, en el ámbito de la novela, la poesía, el ensayo, la historia y la prensa internacional –leía y hablaba de corrido en catalán, castellano, francés, inglés y alemán– las que más contribuyeron a su formación. Y las que le convirtieron en un agudo analista de política internacional, en un especialista en artes plásticas y en un periodista cuyos conocimientos deslumbraron, sin excepción, a sus colegas profesionales.

Esos dos ámbitos periodísticos predilectos los combinó con una vertiente hedonista de generoso registro. Juanjo, que era un cocinero audaz, disfrutaba de una croqueta bien hecha –y de media docena– con la misma fruición con que degustaba una liebre à la royale o una botella de Puligny-Montrachet. Y bebía con semejante delectación de un poema de Salvador Espriu, un ensayo de Octavio Paz o de las memorias de Henry Kissinger, materiales, todos ellos, que integraba automáticamente y de modo indeleble en su enorme corpus de saberes. Todo ello sin dejar de lado intereses inusuales y heterogéneos –desde la industria armamentista hasta los mandalas tibetanos–, cuyos secretos manejaba con autoridad de erudito.

La carrera periodística de Navarro Arisa se inició en Catalunya Express a finales del 1976 y se extendió hasta el 2015, cuando se publicaron sus últimas colaboraciones regulares en El Punt Avui. Entre ambas cabeceras, estuvo también en El Correo Catalán, cuyo suplemento dominical codirigió; en El País, donde fue durante años redactor cultural; y en la edición catalana de El Mundo, en la que ejerció como subdirector. Entre sus libros se cuentan El último Dalí (1985), en colaboración con Màrius Carol y Jordi Busquets, o Gaudí, el arquitecto de Dios (2002), una aproximación biográfica al arquitecto. Es autor, asimismo, de numerosas monografías sobre artistas plásticos, como Perico Pastor, Santi Moix o Agustí Puig.

Dotado de una inteligencia privilegiada, aunque con una habilidad perfectible para consolidar su carrera; vitalista, aunque también indolente; cariñoso y sentimental, aunque de carácter en ocasiones afilado, Juanjo Navarro Arisa nos dejó ayer tras padecer una penosa  cadena de enfermedades.

En los últimos años, dichas dolencias fueron minando su salud y mermando sus facultades. Pero no borrarán, entre quienes conocimos y quisimos a Juanjo, el recuerdo de un periodista singular.

 

(Publicado en "La Vanguardia" el 20 de enero de 2017)