Sin imagen

Cocina Hermanos Torres
Arquitecto: Carlos y Borja Ferrater / OAB
Ubicación: Barcelona. Calle Taquígraf Serra,  20

Cuando la cocina se convierte en espectáculo, la arquitectura que le asiste se transforma en escenografía. Y cuando los mediáticos hermanos Torres decidieron abandonar su restaurante en el rascacielos del 22@ de Dominique Perrault para instalarse en una vieja nave con techo a dos aguas en Les Corts, cursaron al arquitecto Carlos Ferrater este encargo: no queremos un restaurante con cocina, sino una cocina que sea un restaurante. Eso es exactamente lo que les ha servido Ferrater, disponiendo las mesas alrededor de tres grandes cocinas paralelas –en la jerga de la casa, pianos– que presiden el local, cada una de ellas bajo su enorme campana extractora de casi seis metros de longitud.
De este modo, el acto de cocinar suma a su finalidad gastronómica la espectacular. La tarea de Ferrater ha consistido en concentrar la atención de los comensales, además de en los platos, en las cocinas centrales donde se elaboran. Su estrategia ha pasado por pintar el local de negro, como si fuera un gran plató, prescindir de toda ornamentación y limitarse a colocar sobre sus mesas unas lámparas, obra de Pete Sans, hechas con  piezas de mallazo y guirnaldas de leds enroscadas. Esta nube blanca y brillante proporciona luz a los comensales y relativiza el vacío existente hasta la techumbre.
El resto de la intervención, sobre una planta muy racional ordenada en franjas, consiste en un bar (nada más entrar), una zona de bodega (que quizás agradecería una ampliación), el comedor central ya descrito y, en una cuarta franja, un comedor privado, servicios y diversas cocinas más. Sí, más cocinas, hasta un total de once, con distintos tamaños y especializaciones (caldos, postres, laboratorio, etcétera), que nos hablan de la singular ambición de los hermanos Torres, recientemente premiados con una segunda estrella Michelín. En contraste con este interior, desnudo pero imponente, la fachada exhibe una delicada arboleda que lleva la firma de la pintora Regina Saura.

(Publicada en "La Vanguardia" el 22 de diciembre de 2018)

Foto de Juan Guillamat