Sin imagen

El alambre del tiempo

14.07.2014 | Crítica de arquitectura

No es sencillo construir en un barrio antiguo sin renunciar a la contemporaneidad ni violentar la fábrica histórica. Mucho menos lo es acertar en el tono, con precisión, hasta situar la obra en el punto entre pasado y futuro, en el más oportuno presente; es decir, hasta conseguir un equilibrio irreprochable sobre el alambre del tiempo. Eso han conseguido Carlos Pereda y Óscar Pérez en las seis viviendas para realojo que rematan una manzana en la calle Descalzos, tradicional feudo gitano en el norte del casco histórico de Pamplona: un edificio que pese a carecer del espacio público que se le prometió ante su fachada, destaca por su propia presencia. Esta obra, de planta filiforme, con anchos máximos de entre 4 y 5 metros, se distingue por su fachada principal, con un ritmo irregular -y generoso- de ventanas. Tal irregularidad se debe a dos motivos: un encargo impreciso, que no detallaba el tamaño de cada vivienda, y la consiguiente decisión de proyectar atendiendo más a la sección que a la planta, para ganar margen de maniobra una vez se perfilaran las características de cada una. Finalmente, se optó por tres dúplex y tres viviendas de un nivel, con superficies de 40 a 120 m 2 . Dos locales en planta baja, cuyas esquinas sugieren una idea de suspensión, completan la obra. Además de atender esta condición inicial, y además de situar, en contra de lo que es habitual en el barrio, los dormitorios en los extremos, reservando las zonas diurnas al tramo central de la fachada, Pereda/Pérez han optado por un continuo revestimiento de mortero de cal, de color ocre. También lo aplican en la escalera, que no puede denominarse caja de escalera, puesto que está bañada por juegos de luz gracias a unas pisas de hormigón que liberan las tabicas. En su exterior, y a la espera del derribo de la vecina escuela, los arquitectos seccionaron parte de ella y abrieron un pasaje de algo más de dos metros de ancho, que sigue el movimiento del nuevo edificio y crea una atmósfera muy especial. En conjunto, una obra cuyas propuestas se cuentan por aciertos.

 

Foto Pedro Pegenaute

 

(Publicado en “La Vanguardia” el 14 de julio de 2014)